ARCÁNGEL

Dar de comer al hambriento. Dar de beber al sediento. Posada al peregrino. No saben quién soy. Dan posada pero no saben quién soy. No mentirás. Mira mi niña, el mar, las olas, vienen y van. Él caminó sobre las aguas. Panes y peces. Y el Ángel visitó a Loth y le advirtió de lo que vendría. No mires atrás. No mires atrás. No saben quién soy. Mira mi niña los barquitos, los barquitos suben y bajan en el mar. No saben quién soy. Bienaventurados. Pobres de espíritu. También te gustaba bailar, mi niña preciosa. La más linda. Bailad, bailad. No saben quién soy. Bienaventurados. No matarás. No matarás. Eres mi vida y mi muerte, te lo juro compañero. El fuego eterno. Arderán en el fuego eterno. No saben quién soy. Mira mi niña. Tu también te reías. La risa de mi niña linda. Lloraréis lágrimas de sangre. Lágrimas de sangre. El Ángel les guió. No mires atrás. Pecado mortal. Es fácil. Muy fácil. No me ven. No me oyen. No saben quién soy. Mira las chispas mi amor. Mira las chispas. Ríe niña mía. Ríe. Mira las llamas. Fuegos fatuos. Son fuegos fatuos. El fuego purifica. Ceniza a la ceniza. No mires atrás. Llamas. Llamas del infierno. Bienaventurados. Arded. Fuegos fatuos. Arded.

Porque de ellos es el Reino de los Cielos.

TRES VELEROS

-Sagen Sie mir endlich mal, wo meine Freunde sind? Verdammt noch mal!Ich werd´ noch bescheuert!. Und ich habe Durst Leute. Durst?….Mannometer eh!.

– Y este también es danés ( Mayo coteja una lista escrita a mano. Niego con la cabeza)- Es alemán. Los daneses están en el tercero. Ya tienen intérprete. El de alemán está en el hospital con los otros…ayudando, se entiende-(Mayo asiente, suspira, apunta algo en la lista, mira al hombre sentado frente a nosotros. Dos piezas gris, recién duchado, pelo rubio aún húmedo, las manos vendadas. Nos mira alternativamente. Visiblemente enervado)

-Y cómo se llama?.- What´s your name? (El hombre gesticula con sus manos heridas. Le duelen. Se arrepiente de haberlas movido)

-Scheisse! Mann!…Jürgen Ströber (Mayo me mira, y luego al hombre, quien alza las cejas)- Jürgen Ströber?…J-U-E-R-R-G-E-N S-T-R-O-E-B-E-R (Vocaliza cada letra con exagerada dicción. Mayo escribe algo en la lista. Jur Gestrober, lo dice mecánicamente) Nein! JUUEEERGEN STROOEEBER (El hombre se enerva. Mayo asiente y se incorpora. Se va. Entrelazo los dedos de las manos)

-We will help you, don´t worry – Aclaro.( Jürgen Ströber se recuesta en la silla y asiente con la cabeza)

-May I have water, please? (Me voy a buscar una botella de agua mineral, un vaso y una pajita. Le sirvo el agua en el vaso.Con la pajita.)

-Danke, das ist nett (Jürgen Ströber sonríe. Yo también)

-If you need something else, please tell us- (Se lo digo antes de irme)

-Ich werd´ noch bescheuert….(Intenta llevarse las manos a la cabeza. Vuelve a arrepentirse)

(Alguien le ha dado ropa para cambiarse, y le ha dejado ducharse tras la revisión médica. Chándal de dos piezas gris, calcetines blancos, el pelo en media melena aún húmedo, un poco revuelto. Tiene el rostro demudado,no ha dormido desde que todo pasó. Serena dentro del nerviosismo).

Laura Campa Bello. 20 de Mayo 1983. Residí en Madrid hasta julio, después quería instalarme en las islas…pero ahora ya no lo sé. No. Yo no formaba parte del pasaje. Soy..era la cocinera. Pedro, Pedro Valle me contrató. Me quedé sin trabajo en Mayo, el restaurante donde trabajaba cerró…en realidad soy repostera (recoge un par de mechones de cabello tras las orejas. Baja la vista y nos mira. Ojos verdes cansados), pero no importa. Yo no tengo…tenía nada que ver con lo que Pedro y el pasaje hacían. Cada dos escalas comprábamos provisiones y preparábamos la comida en un restaurante local. Los barcos en si no tenían capacidad para cocinar para tanta gente. El desayuno era tipo bufet, comidas y cenas variaban según lo que encontraba en las escalas. Sí, había alcohol, también se cargaba en las escalas. Pero sólo se servía cuando se tenía que servir. Quiero decir…no andaban borrachos todo el día.

Yo estaba durmiendo. Sola. Quiero que conste que yo no formo parte del pasaje ni tengo nada que ver con lo que Pedro hace…hacía. Ya me entiendes, las fiestas y los cruceros. Yo soy sólo la cocinera. Ernesto, Ernesto Capdevila me sacó. Sólo sé que de repente alguien me sacó de mi catre de un tirón. Y era Ernesto (Parece sonreir, baja la vista. Nos mira. Recoge el pelo tras las orejas). Todo estaba lleno de humo. Tropecé con mucha gente. Salté por la borda (Se le llenan los ojos de lágrimas. Las contiene con el embés de los pulgares. Le ofrezco un pañuelo,que acepta).Creí que me ahogaba. Tanta gente. Había tanta gente. Sabe dónde está Ernesto?, le perdí.

Le conocí en el barco. Sí, él formaba parte del pasaje. Hoy era su última noche. No era su estilo. No le gustaba el plan. No sé. Ernesto es una persona muy seria (Nos mira y asiente con la cabeza. Como confirmándoselo a si misma. Vuelve a contener las lágrimas con los pulgares). Está bien?. Ernesto, me refiero. Ernesto Capdevila, no sé su segundo apellido.

No vi nunca drogas. Si alguien fumaba algo era cosa suya.

Las chicas (Mira al techo. Respira hondo. Menea la cabeza), las chicas. Eran parte de la idea de negocio supongo. Yo nunca quise saber cómo. Chicos también. Pero no sabría decirles quién era y quién no. Procuraba mantenerme al margen. Yo cocinaba, ellos comían. Punto.

Dinero?. Se movía mucho, sí, es increíble lo que puede llegar a gastar alguna gente (Mira al techo. Se peina la melena con los dedos).Yo sólo recibía mi sueldo, o espero recibirlo, no sé. La última vez que vi a Pedro fue ayer por la tarde. En el reparto de la cena. Rollitos de primavera de verdura con ensaladas variadas. Buscaba a Lidia. Lidia González, su socia. Yo también la busqué. Ni idea de dónde podía estar. Después ya no le volví a ver.

Querría agua. Si puede ser un vaso grande de agua. Sólo estoy cansada, muy cansada. (Dos lágrimas se le escapan. Corta el resto con los pulgares).

Ernesto Capdevila Heras de León. 10 de Enero de 1973. Resido en Londres. Phillip Wilkins me convenció. Tres veleros, me dijo. Mar sin fin, sin prisas y mucha diversión. Me lo creí. O quise creérmelo (Pelo muy corto. Casi al rape. No ha podido afeitarse. Ojos negros expresivos. Dos piezas gris, como el resto de los rescatados. Lleva la mano derecha vendada).

Trabajo en finanzas y acumulo mucho stress, pensé que quince días navegando al sol me vendrían bien. Me equivoqué. Yo quería tranquilidad, aquello era todo lo contrario. Daban cosas por supuestas que yo ni me planteaba (Gesticula con las manos. Parece no atreverse a explicarse mejor). Las segunda noche una chica se me metió en el catre. Así. Sin más. La invité a irse. De buenas maneras. Tan amigos. Me entiendes?. Yo no soy así. Tengo un problema de espalda y los catres me mataban. Acabé durmiendo en el suelo.

Laura era la única persona con la que se podía hablar. Una conversación normal, quiero decir. Con frases, verbos, y esas cosas (Sonríe cansado. Menea la cabeza). Laura Campa. Es la cocinera…en realidad es repostera, en fin. Está bien?…quiero decir..Sabes dónde está?. La perdí. Se soltó de mi mano (Se mira la mano vendada. Su mirada se nubla). Había tanta gente….Yo dormía cerca pero no con ella, quiero que conste, eramos una especie de carabina el uno del otro(Sonríe. La mirada aún nublada). Ella tampoco era parte del „show“ por así decirlo, y no quería que se le colase nadie. Ya me entiendes. Acabé ayudándola con las comidas y esas cosas. Laura es….Está bien?.

Las chicas? Las chicas eran espectaculares, no lo voy a negar. No había una fea. O con un „pero“ en el tipo. A todas les quedaba perfecto el bikini…quiero decir, es raro, no?. No a todas las tías les queda bien uno de esos. Siempre de buen humor. No sé.

Ellos?. También había „ellos“?. No lo sé. He de admitir que había un par de tios que te bajaban la moral (Se ríe, casi sin querer). Pero no sabría decirles.

Pedro Valle tiene ahora un problema, supongo. Le vi en la cena ayer…u hoy…como quieran ponerlo. Buscaba a alguien. Después…bueno. Ya saben.

Querría una café y una aspirina. Me va a estallar la cabeza. Estoy bien, solo me quemé la mano. La cabeza es, no sé, todo junto supongo. Y saber dónde está Laura Campa. Gracias. (Se pasa la mano sin venda por la cabeza, cierra los ojos y trata de respirar hondo).

-Ich will unbedingt wissen, wo meine Freunde sind….ich verlange nicht viel oder?Ich lauf´noch Amok hier….und ich brauch´was für die Schmerzen liebe Leut´…kann einfach net mehr…ist zu viel…(El intérprete me traduce que quiere saber de sus amigos y que está al límite de sus fuerzas. Consulto mis listas. Le pido que le pregunte los nombres)

-Sagen Sie mir die Namen Ihre Freunde bitte, und wir erkundigen uns dann mal. Ich habe übrigens Ihre Botschaft benachrichtigt. Sind Unterwegs. (El intérprete me pregunta si han llegado los de la embajada. Le digo que no. Jürgen Stroeber está muy nervioso)

-Elías Müller, Stephan Lindner und Marianne Bindner…die waren ganz hinten…ich weiß nicht wie ich es geschafft hab´….(Creo que Ströber va a hiperventilar, el intérprete me mira. Somos de la misma opinión)

-Ganz ruhig Jürgen! Gaanz ruhig. Alles OK. Tief atmen. Jürgen guck mich an!. Alles OK ( Ströber rompe a llorar a gritos. Llamamos a los de la Cruz Roja)

Abelardo Castiñeiras Souto. 20 de Setiembre 1960. Yo soy patrón. Creo que para vosotros es capitán de yate. Yo soy el que lleva los barcos por ahí, por así decirlo. Yo siempre voy en el del medio, los otros dos chavales llevan los otros dos….los chavales…(Mira hacia el techo buscando algo. Pelo corto entrecano. Ojos oscuros inquietos. Dos piezas gris. Tiene los brazos y las manos vendadas. No parece importarle. Quemaduras leves en el rostro. Acusa cansancio) .

A Pedro le conocí en el puerto de Bueu. Yo soy de Bueu. Andaba preguntando por interesados en llevar barcos de recreo. A ver por dónde empiezo (Levanta un brazo para llevarse una mano a la cabeza. Pero desiste). Yo iba en el „Valdoviño2“, se nos volcó el aparejo. De quince quedé yo, os acordaréis. Seis horas en mar bravo (Menea la cabeza, achina los ojos, nos mira ).Quedé tocado, pero de aquí (Señala con un dedo libre su cabeza. Asentimos). Me daba un mal si volvía a lo mismo…al mar no, ése y yo ya somos amigos, a un barco de lo mismo. Lo consulté. La parienta no tenía inconveniente. Qué podía pasar paseando gente por un mar de plato y con sol. Una vez vino y todo. (Se ríe, achina los ojos. Niega con la cabeza.) Controlábamos en cada dos puertos, rutinas, pero me gusta que esté todo bien…sin sorpresas. Ellos tenían su rollo, y yo el mío, no me meto con nadie, ni los chavales tampoco… Enrique Moreiras López y Sixto Rodeiro Veiga…vosotros no sabréis no?…Esas madres.. (Niega con la cabeza, respira hondo, asiente en silencio) . Normalmente hacemos noche a seis millas de la costa, lo prefiero así, manía mía….cualquiera puede nadar seis millas en mar calma (Advierte nuestros gestos de escepticismo, se encoge de hombros) Pero Pedro quería lanzar cohetes, y eso es mejor en alta mar, me quedé en nuestras aguas, rollos míos, cada quien lo suyo….puso una especie de puentes entre los barcos, algo de Tailandia me dijo. Yo no lo veía bien pero….no quise bullas. Esa gente no tenía ni idea de navegar, ni de barcos ni de hostias benditas con perdón. Tomaban pastillas contra el mareo como caramelos y corrían por los puentes como por Los Cantones pero….cada quien lo suyo (Levanta las cejas, se encoje de hombros) .

Yo no duermo nunca abajo, rollos míos, duermo arriba en puente, al tanto, no me cogen en otra….y olí la gasolina. Olí la gasolina y ya eramos fachos. Virgen Santísima (Levanta la vista, niega con la cabeza, coge un buche de aire, lo suelta. Achina los ojos) . Saqué a todos los que pude, algunos eran ya antorchas. Aquellos gritos….Los tirábamos por la borda. Yo, el alemán y Eloy, a esos los tuve que obligar a tirarse . Yo salté el último.

Por algo soy el capitán.

(Reunión en pleno. Nadie ha podido dormir. Tampoco el Comandante Arias. De todas las aguas en donde podía haber pasado, tuvo que pasar en las nuestras. Nos ha tocado la lotería. No es un accidente. Alguien quiso hacer daño y lo consiguió. Cuarenta muertos contados. Seis desaparecidos hasta ahora. Veinte heridos graves. A cuatro les trasladan al Vall de Ebrón. Cinco países, cinco embajadas, cinco problemas. Había una operación en curso. Cuando sepa más informaré. Por ahora busca y captura para Pedro Valle Puerta y Lidia González Real. No sé por qué. Pero les quieren. Me voy a meter café en vena. Fuera todo el mundo. Trabajando que es gerundio)

Me llamo Jürgen Ströber. 15 de Abril 1985, soy de Esslingen en Baden-Württemberg, Alemania. Elías me habló del plan y convencimos a los otros dos, Stephan y Marianne. En realidad Stephan, Marianne se nos juntó por él. No había estado en un barco en mi vida…sí, yo era uno de los de las pastillas del mareo (Intenta sonreir moviendo la cabeza, pestañea despacio. El calmante le está haciendo efecto, pero no le atonta) . Me era imposible dormir abajo, así que dormía en uno de los bancos de la cubierta. No hacía frío, de todas formas.

Si, había muchas chicas. Había dos alemanas en mi barco…no sé cómo se llaman, muy simpáticas. Siempre riendo y tal. Eran bombásticas, de diez( Gesticula con las manos. Le duelen. Maldice en alemán. Nos mira, piensa bien lo que va a decir). En serio. Nos llamó la atención. Qué coincidencia, no?. Todas las tías buenas de España en tres barcos.(Se ríe. Le vienen lágrimas a los ojos. Se recompone. Carraspea) . Elías se lió con una, no lo tengo claro, osea, era como esas de las pasarelas de ropa interior…pero en bikini…con Elías?(Niega con la cabeza, curva la boca en un gesto de escepticismo. Alza las cejas). Stephan y Marianne estaban a lo suyo,así que tenía tiempo para marearme en paz.

Drogas?. No. No sé lo que ustedes entienden por „drogas“. Alguno se hizo un joint. Pero nada más. Creo. Dios!, mi cabeza está llena de niebla. Niebla densa. (Se ríe. Nos mira cansado. Suspira. Creo que le vamos a perder).

Ya. Voy…A ver. Yo dormía en el banco y empecé a toser. De repente había mucho humo. Mannometer!(El intérprete no encuentra traducción. Asentimos). Había fuego por todas partes. Me quemaba los pies…de hecho los tengo abrasados. Creo. Abelardo gritaba como un energúmeno y yo no sabía qué hacer. El otro tipo……Abelardo y yo ayudamos a sacar a la gente (Levanta la vista. Respira hondo. Le caen las lágrimas. Niega con la cabeza) .Era como un horno. Ellos salían de un horno. En llamas. Y ya no salieron más. Quise entrar, pero Abelardo nos tiró al agua. A mi y al otro, no recuerdo su nombre. Dios!. Me voy a volver loco!. Seguro!. Salían de un horno!. Como de un horno!…(Cierra los ojos y se sacude en llanto. Le hemos perdido. Mayo me anota que sus amigos están en la lista de fallecidos. Optamos por no decírselo por el momento.)

(El agente Fierro llega en silla de ruedas. Ha de declarar en las dependencias. No hay otra opción, por su seguridad. Brazos y pies vendados, quemaduras en el rostro. Le han tenido que rapar el pelo. Una venda voluminosa cubre parte de su cabeza. Los calmantes no le nublan, pero nos atiende como la viva imagen del agotamiento)

Capitán Zacarías Fierro Valente. Número 874923. Nuestra operación se llama „CondeDuque“. Esto viene de fuera. Quiero decir.. No es una cosa de la organización en si. Esto lo ha hecho alguien por su cuenta. Pedro Valle tiene la confianza de Seldow y Lidia sigue órdenes. No hay razón para fuegos incontrolados en alta mar. (Habla con calma. Mirándonos alternativamente. Debe fijar la vista).

Se venden como pasatiempo de lujo para bolsillos jóvenes y pudientes. Tres veleros de gran eslora. Sólo eso ya es su tarjeta. Tienen su propia comunidad. Cara a fuera es como un grupo al que le gusta la náutica y se lo pasan bien por el mundo en barco. Detrás es complicado (Busca las palabras. Bebe agua por pajita) . Es difícil de dilucidar. Llegas a dudar. Son cientos de personas a las que mueven. Sólo por ir en barco?. Ahí está el quiz. Me seguís?. Tardamos dos años en saber que detrás de Pedro estaba Seldow. Dos años de barcos por el mundo. Siempre islas, siempre tres veleros, siempre yo (Sonríe cansado. Parpadea. Vuelve a beber agua). Lidia es la constante. Pedro no siempre está. Ella lleva las redes y ahora sé que las chicas. Chicos hay menos. Habla alemán fluido.

Laura Campa? Hace unas tartas riquísimas (Se ríe. Le duele algo. Trata de respirar hondo. Bebe agua). No tiene nada que ver, no es tonta. Supongo que sabe donde anda metida, pero no participa. No es parte de la organización, quiero decir. Es nueva, el anterior se quedó en Corfú, no sé por qué.

Para ponerlo en claro: Seldow mueve la mayor red mundial de trata de blancas con una comunidad náutica como fachada. Alguno se cree „Master and Commander“ y sube y baja velas, pero son los menos. A veces hacen regatas entre ellos. Abelardo no les pasa una. Gran tío. Él, el chico alemán y yo logramos sacar a varios…yo intenté sacar a más…pero era..qué?..si un horno. Tú lo has dicho.

Yo estaba en proa. No hacía frío. Me dormí en una de las hamacas. Me despertaron los gritos y el humo. No dio tiempo a nada. Gasolina? Tuvieron que usar algo que acelerase la combustión. Me recordó al Zeppelin. Abelardo me tiró por la borda. Después se tiró él. Y el barco desapareció en llamas. Era..hasta casi bonito.( Cierra los ojos un instante, se le nubla la vista. Traga saliva, baja la mirada. Se derrumba)

(Les veo en el pasillo. Él la envuelve en una de las mantas que ha dejado la Cruz Roja, y la abraza. Hablan bajo, la consuela, sin dejar de abrazarla. Se alejan lentamente hacia la puerta principal. Me alegro por algo después de horas de no hacerlo por nada. El chico alemán habla por el móvil. Me pregunto de dónde lo habrá sacado. Pero no me paro. Parece ya calmado. Está sentado en una silla de ruedas. El intérprete ya se ha ido. Ahora me voy yo. Necesito dormir al menos una hora).

Natürlich habe ich kein Wort gesagt, denkst du bin ich blöd oder was?. Wollte nur weg, und meinen Arsch retten. Meine Hände sind sowieso hinüber…und meine Füße auch übrigens, falls dich so was interessiert. Alles war in Ordnung und die Typen mit denen ich war hatten keine Ahnung. So. Ich habe eines der Mädels zu Elias geschickt, als Geschenk…die anderen zwei haben es unter sich getrieben. Jetzt sind alle tot. So. Was?..Ich suche die Mädels, nicht du, jetzt habe ich ein Problem, du Blöde . Keiner will in irgendein Schiff. Egal wie. Müssen was bedenken. Und ich will meine Kohle. In Bar. Muss verschwinden. Und du auch.”

*Por supuesto que no he dicho nada, piensas que soy imbécil o qué?. Sólo quería salir de allí y salvar mi culo…mis manos están destrozadas.. y también mis pies, por cierto, por si te interesa. Todo iba bien. Los tíos que me acompañaban no tenían ni idea. Bueno. Envié a una de las chicas a Elías como regalo, los otros dos lo hacían entre ellos. Y ahora están todos muertos. Bueno. Qué dices?…Yo soy el que busca las chicas, no tú, así que yo soy el que tiene ahora un problema, gilipollas. Nadie va a querer subirse a ningún barco. Me ponga como me ponga. Tenemos que pensar algo. Y quiero mi pasta. En metálico. Tengo que desaparecer. Y tú también.