La ventanita se había abierto sola. Y ella había pulsado SI. Porque antes siempre había pulsado NO. Y la ventanita se abría una y otra vez cada vez que intentaba abrir su Email, o mirar el periódico digital, o simplemente escribir algo en Word. Después ya no volvió a aparecer.

Su rutina diaria consistía en despertarse todos los días a las seis y media de la mañana, levantarse como una zombie de la cama y meterse en la ducha, vestirse el uniforme, maquillarse un poco, tampoco demasiado, nunca había sabido hacerlo bien, en invierno una parka azul forrada de borreguillo, botas de agua y en verano un chal de lana rojo que había comprado a un mantero hacía años y las zapatillas de deporte que le había dado su prima porque a ella no le eran cómodas. Los salón en el bolso. Se llevaba un café en una taza termo y cogía el cercanías de las siete y cuarto. Llegaba a su parada a las ocho y de allí caminaba diez minutos hasta el edificio de oficinas donde trabajaba. Ella era una de las recepcionistas de la consultoría Warren,Suarez & Canalda. Desde que llegaba hasta que se iba a las cinco se ocupaba junto con otra compañera de todas las comunicaciones de centralita y recepción de correo, además de atender a todos aquellos clientes que tenían una cita o deseaban una. En la media hora de descanso al medio día solía comprar un sandwich en una de las cafeterías de la calle, al principio había llevado el suyo, pero ahora prefería salir a la calle y tomar el fresco. Cuando acababa, siempre a las cinco, ya que no estaban permitidas horas extra, hacía el trayecto en sentido contrario.

Después se desmaquillaba para que no le salieran granos, se ponía su pijama de andar por casa, calentaba su puré que cocinaba para toda la semana y con un bol grande en la mano se sentaba delante del ordenador a saber qué había pasado en el mundo ese día.

Siempre visitaba las mismas páginas, los periódicos, alguna revista de moda, las del corazón y la página de Instagram de Scott Thompson. Ella no colgaba nada en Instagram. Para qué?. Su vida no tenía nada de interesante. Pero la de Scott, sí. Además de ser, siempre según su opinión, un hombre muy guapo, le gustaba como actor. Tanto en drama como en comedia. Scott Thompson saltaba desde cataratas a lagunas cristalinas, hacía surf en playas paradisíacas, esquiaba por pistas de vértigo, asistía a eventos con otra gente famosa, colgaba vídeos cortos de cosas que le pasaban, tenía novias espectaculares y una risa contagiosa. Le seguían millones de personas en todo el mundo, que le dejaban declaraciones de amor interminables o mensajes en idiomas indescifrables. Ella no. Ella sólo clicaba su página y miraba qué cosas increíbles había hecho ese día.

-Te quedan bien las camisetas blancas, mira que es difícil, y no te cortes el pelo tanto…- Y menea la cabeza- ya hablo hasta con el ordenador, lo mio es triste…- Y se acaba el puré, clica su último vídeo corto, él con su compañero de reparto haciendo malabares con naranjas- Ese chico está mal, está amarillo…o será la luz, o estará maquillado con estos nunca se sabe…pero de amarillo…. de ganster?…va a ser que nopp…definitivamente estás amarillo chaval- Y asiente tras guiñar los ojos para ver mejor, mira la hora- uyuyuy…a dormirrrr..!Buenas Noches Scott- Y apaga el ordenador.

Arantxa Canalda llegaba siempre al mostrador de recepción como si llegase al mostrador del Palace, con una especie de cara de poker que arqueaba una ceja y extendiendo su asortijada mano derecha en espera de que le entregasen el correo. Nunca daba los Buenos Días.

-Llegó también un paquete…

-No querrás que lo suba..

-No, sólo la aviso de…

-Que me lo suba Javier, o tú que parece que no tienes nada que hacer…-Ella asiente y le entrega las cartas en silencio, Arantxa Canalda se aleja entonces clavando sus tacones en el suelo de mármol y dando golpes de melena. Laura la imita una vez desaparece en los ascensores.

-Un día te va a ver- Le advierte ella en susurro, Laura la mira y hace un claro gesto de escepticismo.

-Es más gilipollas y no nace…”que no tienes nada que hacer”dice, la quería ver yo aquí…- Llega un cliente y cambia el gesto a una amable sonrisa, ella busca el paquete para dárselo a Javier.

Al final lo tiene que llevar ella, le gusta subir a los despachos. Tiene curiosidad por saber en qué se ocupan todo el día. A ella también le hubiera gustado estudiar algo,empresariales con derecho,para ser más exactos, pero de dónde no había no se podía sacar, como siempre decía su prima, y tras sacar el bachillerato con la mejor nota del instituto, se había puesto a trabajar. Había hecho de todo, desde limpiar en casas, pasando por pasear perros, repartir publicidad y hacer la cola del paro, hasta que la habían llamado de dónde estaba ahora hacía ya dos años. Le daba para permitirse pagar un alquiler y había podido independizarse de su prima. Y su prima de ella. Ahora se llevaban mejor. Le deja el paquete a la secretaria de Arantxa, quién le rola los ojos y hace un gesto hacia el despacho, ella le hace entender que la entiende y vuelve sobre sus pasos. La moqueta es mejor en este piso. Más mullida. En qué cosas se fija.

Esa noche Scott está abrazado a una pelirroja teñida embutida en un vestido mínimo encaramada a unos tacones, mira a la cámara poniendo cara de interesante. Ella toma una cucharada de su puré y amplia un poco la foto.

-Pelirroja soy yo, esto es tinte de lo peor, y es enana, o casi…- y se ríe de lo que acaba de decir- y yo tengo más interés en este bol..que el que ella tiene en ti…vamos…yo adoro este bol…es el único que tengo…no te soporta…te lo digo yo- Y asiente dándose la razón a si misma, clica un nuevo vídeo, ahora su compañero de reparto y él bromean sobre quién es más alto- Este chico tiene algo en el riñón….claramente…es que no se mira en el espejo?…no es que tú seas más alto, él anda como encogido…..no sé…allá él- Mira la hora y se asusta- ayayay no pué ser no pué serrrr…Buenas Noches Scott- Y apaga el ordenador.

Las semanas siguientes transcurrieron con monótona rutina, sin más cambios salientables que el tiempo mejoró y comenzó a hacer sol. Además se había informado sobre la posibilidad de estudiar la carrera a distancia, y podía ser factible, siempre y cuando siguiese teniendo trabajo, y su contrato vencía en tres meses. Todavía no le habían dicho nada al respecto. Ni a ella ni a ninguno de sus compañeros. Scott, mientras, se relajaba al sol de las Islas Mauricio, asistía a dos galas benéficas, nadaba en una horizontpool, posaba para Vogue, era nominado a un globo de oro y paseaba por New York con su novia pelirroja teñida.

-No sé qué hacer, Scott, si me matriculo y me despiden acumulo deudas, si me renuevan bien….pero por cuánto tiempo, y luego está la Canalda, que me habla como si fuera…no sé….supongo que a su perro le habla mejor…y hace un calor horrible y no tengo esa piscina….así que aquí estoy en sujetador …porque esto es mio…no como el de esa….cuerpazo tiene, yo…no sé.. tendría que volver a correr…tú que dices? – Y se ríe por no llorar, y clica la foto de los dos en New York, la amplía un poco, sonríe- Venga va, es guapa…tengo que admitirlo, yo soy pelirroja y con pecas….no tengo arreglo…o si?…-Mira la hora,maldice – Agur Scott…

-Pero vamos a ver….a tí quién te ha dicho que puedes pasearte por aquí como por tu casa??!..- El desprecio en la voz de Arantxa Canalda la hizo volverse casi de un respingo, no encontró su voz para contestarle- Y encima muda….si es que….- Ella acertó a mostrarle un paquete a nombre de uno de los socios con sello de urgencia, Arantxa Canalda se encogió de hombros.- Qué coño quieres que haga con eso?!- Ella sintió de pronto unas ganas irrefrenables de llorar, pero en ese momento un hombre salió de uno de los despachos preocupado por los gritos.

-Pero qué pasa?- Preguntó sin saber a cuál de las dos mirar.

-Esta, que se cree que puede pasearse por aquí como por el Retiro…- Y la señaló como quien señala un insecto, ella se tragó el llanto entero de vez, carraspeó y casi sin atreverse le mostró el paquete que portaba.

-Ha llegado esto para usted por urgente….pensé que …

-Pensar?ja! Deja que me ría!Pensar!

-Arantxa…por favor- Acotó el hombre que había salido del despacho señalando a Canalda con el dedo índice de su mano derecha, luego se dirigió a ella y le cogió el paquete con una amable sonrisa.

-Muchas gracias….cuál es tu nombre?-

-Lotta…Carlota…perdón…

-Pues muchas gracias…Lotta, yo soy Álvaro Warren y sí…es realmente urgente…- Canalda negó con la cabeza y con un golpe de melena se alejó por el pasillo, los dos se quedaron entonces en un impass, uno con el paquete, la otra sin saber qué hacer con las manos.

-Pues nada…yo vuelvo a bajar…

-Y yo…vuelvo a ahí…- Y se separaron sin saber muy bien si era lo correcto a hacer en ese momento.

El puré de verduras de esa semana llevaba patata, coliflor, zanahorias, dos tomates, medio brecol y un trozo de jamón, además de un poco de nuez moscada. Encendió el ordenador, y tras las noticias buscó a Scott. La foto de hoy era él, muy sonriente, con una cartulina en la que rezaba “You are beautiful” rotulado en rojo. Ella rio y tomó una cucharada del puré.

-Muchas gracias…hombre, “beautiful” eres tú…y Álvaro Warren, pero tú sigues siendo mi número uno, por supuesto, y “beautiful” es este puré…mira tu cueces en caldo de verduras patatas, zanahorias, colifor, dos tomates, medio brecol y jamón, lo pasas por el pasapuré y le añades nuez moscada…”Beautiful”total…y sano…y hablando de sano…se ha mirado tu amigo el hígado?….Me llamó Lotta…no sé si tiene los ojos verdes o marrones….pero tiene un pelasso..- Y se ríe, luego toma otra cucharada- No sé si matricularme o no….tú que me dices?….es que estar así sin hacer nada….hombre admirarte a tí es maravilloso…pero algo tendré que hacer…vamos digo yo…no?…en fin…me voy al catre…a soñar con Warren y contigo…- Suelta una carcajada y no puede parar de reirse- Ay no…qué mal….Buenas Noches “beautiful” Scott.- Y apaga el ordenador.

Laura le da un codazo y ella la mira sin saber a qué se refiere, entonces le descubre ante el mostrador en su impecable traje a medida de lana fina azul oscuro con corbata a juego, blandiendo su cartera de Loewe, definitivamente tiene los ojos verdes, piensa ella.

-Buenos Días Lotta…quería agradecerte otra vez el detalle de ayer- Ella acertó a sonreir .

-De nada- Él le devolvió la sonrisa y por un momento ninguno de los tres se decidió a decir nada más, hasta que Laura le alcanza su correo del día, él lo recoge sin perder la sonrisa.

-Pues nada…que tengan un buen día- Y sin más se alejó hacia los ascensores, dejando tras si el eco de su colonia. Laura estiró el cuello y se cercioró de que había entrado en el ascensor, para dar saltitos acompañados de palmadas.

-Ay tía que está por ti! Está por ti! No me lo creo…vivir para ver tía! Ay que me meo!- Y daba saltitos y escondía la risa entre sus manos contra la boca, como la adolescente que alguna vez, no hacía demasiado tiempo, había sido. Lotta rio y negó con la cabeza.

-Tu estás para que te encierren…para siempre y tirar la llave.

El puré lo acompañó hoy de tropezones de pan tostado, y un vaso grande de agua de limón que había dejado por la mañana en la nevera, se había decidido a ponerse la parte de arriba del bikini, aún con la ventana abierta no corría el aire. Scott había colgado una foto con otra cartulina rotulada en verde “Do it!!” y un vídeo donde preparaba una comida a base de patatas, zanahorias, coliflor, tomates, brécol y bacon, que pasaba por una licuadora y ponía en un bol aderezándolo todo con nuez moscada. Ella dejó su cuchara a medio camino entre su bol y la boca, para luego tomar la cucharada con lentitud.

-Transmisión transoceánica de pensamientos….lo del bacon tengo que probarlo oye, Chin-Chin…agua con limón helada…mano de santo…para el cuerpo, el corazón, todo….se miró tu amigo el higado…o los riñones?….Warren tiene los ojos verdes….y tú azules….y tienes razón me voy a matricular…a desmatricularme siempre hay tiempo….waw! Tu cocina es mi piso y el del vecino….qué bonita, y cuánta luz!….la mía no tiene ventana….cómo es salir de la cocina a una terraza así?….usa una colonia cara..de esas que no cansan…Laura me dice que está por mi….es como si yo te digo a tí lo mismo con Talula Haston, sabes?…..no sé…pero en las fotos te mira como quien mira a un Dios en un altar…pues eso…Talula está por ti, que lo sepas…y Álvaro Warren por menda…quién nos vería en los Globos de Oro a los cuatro…- Y le da la risa, toma otra cucharada con tropezones- La próxima vez ponle pan tostado….mortal, pero sano…..y también voy a empezar a correr…ea…- Mira la hora y se asusta- ayayay no pué ser, no pué ser….Buenas Noches Scott- Y apaga el ordenador.

La mañana siguiente su tren se retrasó. Pero no le importó, siempre llegaba con tiempo suficiente para entregarle a Arantxa Canalda el correo antes que a nadie, además Laura vivía más cerca y llegaba antes. Las zapatillas tenían un agujero, tendría que agenciarse unas nuevas. Sale de la parada de metro pensando que posiblemente encuentre zapatillas baratas en Decathlon, se las va a comprar de jogging, y mata dos pájaros de un tiro, después del trabajo se pasa.

-Buenos Días Lotta- Su voz salió de ninguna parte, y ella se quedó clavada en medio del paso que estaba dando, le descubre junto a ella, hoy el traje es de lana fina gris, la corbata en tonos lilas, responde al saludo sin estar segura de haberlo pronunciado bien.

-Vienes siempre andando?

-En cercanías….y luego andando…usted?

-En coche…- Caminan uno junto al otro en silencio, sin saber cómo romperlo.

-Hoy va a hacer calor- Qué tonterías dice cuándo no sabe qué decir.

-Mejor que frío- Y él mira un instante hacia arriba, como oteando las azoteas de los edificios de la acera contraria, ella asiente, y también mira hacia las azoteas sin descubrir nada especial.

Llegan a la puerta del edificio y él la deja pasar primero, Laura le entrega el correo y él se dirige a los ascensores, en cuanto desaparece en el habitáculo Laura la mira y suelta un chillido ahogado, ella le indica silencio y niega con la cabeza mientras se pone los salón.

A media mañana le ve pasar con un grupo de clientes ingleses, le parece que sonríe en su dirección, pero no está segura, había demasiado revuelo. Laura le da un codazo y levanta las cejas.

-Si las sonrisas hablaran tía…….tú meas?…yo no…- Le susurra mientras clasifica unas tarjetas de visita, ella sigue ordenando el correo y en seguida tiene que responder a una llamada. No tiene tiempo para sonrisas.

De vuelta del trabajo se compra unas zapatillas “especial runner” en un hipermercado del calzado que tenía todo a mitad de precio. Hoy se prepara un bol de yogurt con cerales y frutos del bosque que había de oferta en el super. Scott ha colgado un video en el que sale de su cocina a una terraza desde la que se contempla una impresionante vista de Los Angeles mientras bebe un vaso de agua helada, el video es corto y sin sonido. Ella lo repite varias veces y por un momento fugaz piensa algo totalmente imposible, sacude la cabeza y toma un bocado de la mezcla, lo que hace el calor.

-Muchas gracias….es una vista preciosa, es agua de limón?…simple y tan buena, verdad?….no me canso de preguntarte por tu amigo…que se mire el higado…o los riñones…que mi padre empezó igual y por eso lo sé….tú crees que está por mi?…Warren me refiero….si las sonrisas hablaran …pues hoy habría dicho “Ah, sigues ahí…” o algo así…tu fijate en la sonrisa de Talula…la de ella dice “Estoy aquí…no me ves?”…tu haz lo que quieras…pero ella no puede vivir sin ti….Warren en cambio si que puede vivir sin mi en las casas esas donde viven todos los Warren de este mundo…qué hago?….ah por cierto: yogur con cereales y frutos del bosque…por si te interesa- Mira la hora y alza las cejas- Me voy al sobre….Buenas Noches Scott….- Y cierra el ordenador.

La mañana siguiente Warren bajó tres veces a recepción a pedir cosas que normalmente siempre pedía su secretaria o cualquiera de sus múltiples asistentes, como encargar sitio en un restaurante para una comida importante tres días después, pedir una caja de recambios de tipex y enviar un burofax, bajo la excusa de que el suyo no funcionaba. Y para todo ello necesitó su inestimable ayuda, mientras Laura se ocupaba del resto de las labores en solitario con una estudiada sonrisa tipo japonés.

-Yo te lo pregunto otra vez: tú meas?- Y ambas rieron tratando de no hacerlo muy alto.

Scott esa noche había subido un vídeo de concienciación para con el cáncer, serio y afectado explicaba la lucha que su amigo Phil iba a comenzar contra su cáncer de páncreas, y no podía retener las lágrimas, Lotta tampoco, y se acordó de su padre y de todas sus batallas perdidas, y lloró con Scott, porque él ahora lloraba de verdad, lo sabía porque le caían los mocos, como a ella, y ninguno de los dos tenía kleenex a mano.

-Que sepa que estás con él….más no vas a poder hacer….se apagan muy rápido…es lo que tiene el páncreas sabes?….yo ya te dije que estaba amarillo…tu hazte un chequeo y que vaya Talula contigo…porque ella seguro lo está pasando también mal…porque son muy amigos….por lo que leí….- Y se suena los mocos al fin, y suspira, hoy tiene patatas a la riojana y le dice la receta- porque tú no tienes mal el páncreas…..tienes un color sanísimo….como Warren….tiene unas manos preciosas…y la voz…todo él vamos, y un pelasso…me llama Lotta…pudiendo llamarme Carlota sabes?…yo de usted, por supuesto…..no sé qué hacer Scott….la verdad…porque es como para decirle….”a ver, tú qué quieres?”….pero tampoco es plan, no?…no sé….y hoy comí una ensalada de atún…, con aceitunas y un poco de mayonesa….como ensaladilla…pero con lechuga- Y se lo dice aún casi llorando, se ríe- seré tonta….que ni te va ni te viene….ah….y está soltero….eso me lo dijo Laura….y no es homo….lo que no está segura es si será del Opus….qué mal, no?….ay no sé…..pero no llores tanto…- Mira el reloj y maldice- Ayayay qué mal…qué llorera más tonta…Buenas Noches Scott…

Para la mañana siguiente estaba planeada una reunión importante entre Warren, Suárez & Canalda y otra consultoría , cuando Lotta llegó todo el edificio parecía estar preparando una guerra civil. Ella se alegró de no tener que participar en nada, Javier les había dicho que ella tendrían que hacer lo de siempre y sonreír. Arantxa Canalda eligió un Chanel azul para la ocasión, el resto se decantó por trajes chaqueta en escalas del negro al gris, Warren llegó con traje negro y corbata a rayas, rodeado de una coorte de personas que le hablaban sin parar y fue directo a los ascensores. Laura miró a Lotta con un gesto de fastidio, sin embargo Warren volvió dos minutos después.

-Buenos Días…..necesitaría una aspirina efervescente…- Y miró a Lotta como si ella fuese la única persona en el mundo capaz de conseguírsela, ella asintió y buscó en su cajón, entregándole dos, él sonrió aliviado- Muchísimas gracias…Lotta…

-Suerte..- Se le escapó a ella, sin saber por qué, él volvió a sonreír

-Se hará lo que se pueda…- Y desapareció de nuevo a paso rápido hacia los ascensores, Laura la miró e iba a decir algo, pero ella se le adelantó.

-Meo perfectamente

Sucedió durante el ágape, como lo había denominado Javier, el edificio se llenó de gente importante y la empresa de catering comenzó a servir copas y entremeses. Ella y Laura observaban todo un tanto aburridas, como azafatas de congresos sin congreso que atender, comentando de vez en cuando los modelitos de algunas de ellas, o las corbatas de ellos.

-Lo dicho, tengo que ir al baño…- Laura la miro y alzó las cejas

-Envíame una postal…- Ella le aseguró que lo haría y se dirigió a los baños.

Cuando salió, se encontró a Warren esperándola y sujetándola suavemente por un brazo la hizo volver a entrar, cerrando la puerta con pestillo por dentro tras si.

-Bueno, pues ya está….a tí …usted…qué te pasa?- Preguntó ella, como quien se da por vencido tras una larga partida al parchís, él con las manos en las caderas la miraba tan serio, que ella por un instante pensó que, sin darse cuenta, ella realmente había fastidiado algo.

-Tú, LottaCarlota, me pasas tú….si no te veo no me concentro, y si te veo no sé que decirte, y si te digo algo es una tontería….y no tengo tiempo para tonterías…y tú no lo eres…para mi…

-Cine-cena-noche loca o solo cena?…o solo cena…o chocolate con churros…?

-Todo?

-Vale

Isla Mauricio despertó aquella mañana con un sol radiante, la tarde anterior había llovido, lo que había relajado un poco la temperatura. Pero a Lotta eso no le importaba, ella se había sentado en la orilla con los pies hundidos en la arena y cerraba los ojos contra el sol.

-Lotta Carlota, no se puede abandonar a un marido así…- Y Álvaro se sentó a su lado , pasándole un brazo por los hombros.

-Estabas tan dormido….

-Eres un pájaro mañarero….

-Y tú una rapaz nocturna…- Él la atrajo hacia sí riendo.

-He coincidido con nuestros vecinos de bungalow..

-Ah…que aquí también hay “vecinos de al lado”…

-Pero no cualquiera, este es el oscarizado Scott Thompson y su flamante y nominada esposa Talula Haston…ni más ni menos….- Lotta le miró sin parpadear- Y nos conoce….no me puedo imaginar de qué…

-Ya

-Despues vienen…él habla un español correctísimo…-

Y Lotta cerró los ojos contra el sol, y pensó en la rotación de la tierra, los meridianos, los paralelos y en ventanitas. Muchas y diminutas ventanitas.