• Buenos Días Señora Martínez, qué bien que haya podido venir tan pronto..
  • Buenos Días, tan pronto? Antes de empezar, he de decirle que voy a necesitar un justificante de mi presencia aquí ,con el cuño del colegio,para presentárselo a mis jefes…con el montón de trabajo que tenemos ahora y me hacen venir así, sin más…
  • Señora Martínez, sin más no lo hemos hecho, es debido a su hijo Carlos..
  • Carlos? Yo misma le he traido esta mañana hasta la misma puerta y me he asegurado de verle entrar, así que no me vaya a decir que ha vuelto a faltar..
  • No es eso..la cosa es..
  • La cosa, ah, que es una cosa? Carlos es un chico con una imaginación desbordante y disfruta demostrándoselo a los demás, si a veces les quita cosas a sus compañeros y las esconde, o cambia el contenido de sus mochilas por otro que no es de su agrado, ha de entenderse como una forma de expresión de su ingente potencial….
  • No se trata de eso, Señora Martínez, es un asunto un tanto complicado…
  • Complicado? Carlos no es complicado, como ya le he dicho tiene un potencial que todavía no sabe utilizar de forma eficaz, y todo es una cuestión de madurez…si se trata otra vez de la chica esa, cómo se llamaba?..Natalia, Noelia, Amalia?..bueno, usted ya sabe a quién me refiero…podía llevar el pelo recogido en una cola de caballo, o en una trenza, pero no, lo llevaba suelto y al estar sentada en el pupitre de delante de Carlos, pues claramente le molestaba, y se lo cortó, por supuesto, como lo hubiera hecho yo o cualquiera en esas circunstancias…
  • Con una tijera de jardín a la altura de la nuca…
  • No sé si ha intentado usted alguna vez leer con una melena tapando su libro de texto, pero le aseguro que es imposible…la chica está ahora en otra clase, al parecer, no? Así que ya no hay más que hablar…
  • No se trata de Magdalena…
  • Ah que se llamaba Magdalena?…él me había dicho Natalia, o Noelia..en fin..
  • Noel fue el chico al que rompió con un punzón las zapatillas de deporte…Señora Martínez, verá…
  • A Carlos se le ha dado siempre muy bien el deporte, ya de pequeñito ganaba medallas en lo que quiera que compitiese, tiene ese agarre de los campeones, las ganas de ganar, el aguante…y si no gana pues se frustra,como cualquier deportista, sólo que él lo demuestra más vehementemente que otras personas….aquellos remos que rompió estaban muy viejos y condenados a la hoguera, por así decirlo, sólo les hizo el gran favor de ahorrarles el trabajo de hacerlos astillas…y no venga ahora a decirme que los jugadores de la NBA no se dan balonazos unos a otros cuando no les hacen un buen pase, además no me cansaré de repetir que el uso de protector bucal es obligatorio en el rugbi y semejantes…no es culpa de mi hijo si algún jugador no lo lleva y se queda sin dentadura, faltaría más!…
  • Señora Martínez…
  • Señora Martínez, Señora Martínez…no he venido aquí a que me recuerde mi apellido…en otras culturas podría haber adoptado el apellido de mi marido „Sáez de Olea“…lamentablemente aquí no es posible, de todas formas, de facto, en todos sitios soy la Señora de Sáez de Olea…si le parece me puede llamar así también, lo digo para que no se canse de llamarme Señora Martínez…a mi marido ni le avisé, para qué?..les iba a decir lo mismo que yo…
  • Ah! Comisario Fernández, pase por favor…
  • Comisario? Si lo llego a saber venía ya con nuestro abogado, si se buscara en un diccionario la definición de „Exageración“ justo después se podría apreciar una foto de su institución, le rogaría me explicase a qué se debe semejante atropello…
  • Señora Martínez, si la hemos hecho venir es para hacerle saber que su hijo Carlos ha agredido hoy en la pausa a un compañero y…
  • Y para eso me hacen venir? Para decirme que un chico con toda seguridad ha molestado a mi hijo y éste se ha defendido de la mejor manera que pudo, como ha de hacerse cuando uno se ve atacado…ya en la Biblia se nombra el „Ojo por Ojo“, y no es que yo sea una defensora a ultranza, pero en ocasiones no hay otra opción…
  • Su hijo golpeó a un compañero repetidas veces con una piedra en la cabeza…hasta matarle, Señora Martínez..
  • Quiero saber entonces qué le hizo ese chico para…
  • Mis hombres han interrogado a los testigos, el chico estaba solo, sentado en un banco comiendo pipas, cuando su hijo se acercó a él por detrás portando una piedra de grandes dimensiones y le golpeó la cabeza con ella hasta acabar con su vida…he venido a comunicarle que su hijo ya ha pasado a disposición judicial…
  • Se puede saber qué hacía ese chico en ese banco comiendo pipas?